Atletismo

Un cuarto de siglo no es nada…
Hoy quiero hablar de una de mis aficiones. El atletismo. Más en concreto, la carrera.

Me gusta correr. Carrera de fondo, ultrafondo, medias, maratones… Para mi correr es sinónimo de vida y salud.

Pero hoy quiero salir en defensa de un club de atletismo con 28 años de historia. El Club Atletismo Vélez, el Clínicas Rincón Vélez. En definitiva: El Club Atletismo Clínicas Rincón Fertilidad Vélez. 

Un club que está siendo atacado por la concejalía de deportes de la ciudad con la imposición de multas y la negativa de organizar carreras que han sido creadas y llevadas a cabo por el club. Un club que ha sudado sangre para salir adelante. Un club lleno de filántropos al servicio de todos. Un club con cuatro entrenadores a los que tiene que pagar un sueldo más que merecido. Un club en que los directivos no tienen intenciones económicas más que pagar a sus empleados.

Un club que ha desarrollado una cantera llena de promesas del atletismo en general. Con niños que destacan. Campeones de Andalucía y de España.

Un club que al presente, Carlos, le está costando dinero ya que de su bolsillo paga sus viajes e, incluso, el de los atletas.

Un club al que la señora concejala de deportes ha tachado “con ánimo de lucro” por cobrar en las inscripciones de las carreras a los corredores. Una señora que se quiere cargar el deporte y todo lo que el atletismo lleva consigo. Acechando, a la más mínima, al club. Una señora que va contra el lema del deporte: “ el deporte une”

Pero la “marea roja” no se detendrá. Y el club no desistirá. Saldrá adelante. Con la ayuda del gobierno o sin ella.

Quede claro que no tengo nada en contra de otros clubes de la zona, Club Deportivo Axarlón y Club Deportivo Rubeltor, sin olvidarme de los Balas Perdías. Clubes en los que tengo amigos. Pero no puedo permitir la humillación que está sufriendo mi club.

Larga vida Club Atletismo Clínicas Rincón Fertilidad Vélez.

Tu ayuda será bienvenida.

Gracias

David Árper.

Me gusta leer

La lectura y la escritura

Hay pocas personas que no logran entender que me guste tanto la literatura, leer, escribir. Están en su derecho de pensar lo que estimen necesario. Ellos se lo pierden.

Me gusta la cultura en general. La infinita cultura. Ahora, para mí, ya tiene sentido la frase aquella que tanto me decía mi padre cuando iba a la escuela y yo no quería estudiar: «el saber no ocupa lugar».

Sigue leyendo

Reseñas (I) La Cosmonave Perdida

LA COSMONAVE PERDIDA

Miguel Ángel Alonso Pulido

 

Cuando me decidí a comprar el lector de e-books de Amazon, lo hice principalmente para leerme aquellos libros que veía en las estanterías de las librerías o centros comerciales, pero comprándolos a un precio más asequible. Ingenuo de mí.

Gracias a esta adquisición he descubierto algo que, aunque ya sabía, no lo había experimentado por mí mismo. Se trata de los autores independientes. Ahora, me confieso enganchado a ellos. Deseoso de leer obras que se desvíen del resto, de lo mercantilmente impuesto por las editoriales.

Hoy voy a comentar la primera obra independiente que he leído. Si no lo recuerdo mal, creo que también es la primera obra que publicó el autor en esta plataforma.

Sigue leyendo

Sinopsis — Mundo Kindle (II)

SINOPSIS

La entrada de hoy en el blog tratará sobre la sinopsis, qué es, cómo debemos entenderla y crearla.

Para comenzar voy a mostrar —sí, es un copia-pega— lo que nos dice nuestro querido diccionario de la Real Academia Española sobre esta palabra:

Sinopsis

Del lat. tardío synopsis, y este del gr. σύνοψις sýnopsis, de συν- syn- ‘con-‘ y ὄψις ópsis‘vista’.

  1. f. Disposición gráfica que muestra o representa cosas relacionadas entre sí, facilitando su visión conjunta.

  2. f. Exposición general de una materia o asunto, presentados en sus líneas esenciales.

  3. f. Sumario o resumen.

Sigue leyendo

Mundo Kindle (I)

LECTORES Y AUTORES (I)

Quizá sea uno de los pocos lectores que han descubierto tarde la maravilla que significa el Kindle para la sociedad.

Como lector he descubierto un mundo de libros al alcance de un clic. Así. Sin más. A golpe de ratón dejamos la tarjeta seca. Es increíble el mundo editorial. El gran volumen de dinero que manejan vendiendo libros a quince o veinte euros para que el autor solo gane dos. Sin embargo, el revolucionario mundo de Amazon, hace que, con un desembolso por parte del lector de tan solo tres euros, el autor gane esos dos que tanto costaba conseguir antes.

No solo eso. La cercanía con la que los autores noveles —o no tan noveles— se acercan a ti es digna de nombrar. Te demuestran que son personas más allá de los libros o contratos. Son personas y les gusta serlo. Y ese es el camino correcto.

Como dijo Erauz: «el roce crea el afecto y el afecto cercanía» y esa cercanía se convierte en ventas. Y no son ventas por el puro hecho de decir «como yo te conozco y somos amigos, me compro tu libro y hago la pose». No, no se trata de eso. Todo el mundo nos movemos por gustos y sentimientos. Y el gusto es lo que te va a guiar a la hora de hacerte con uno u otro libro y a seguir a determinado autor.

Como autor, he conocido a gente magnífica y espero seguir haciéndolo. Gente que cree en tus proyectos y gente que te ayuda. He conocido a otros autores que lejos de tirarte una piedra, te dan la mano. Existe un «colegueo» entre determinados grupos de autores, en la mayoría diría yo. Aunque, por desgracia, el ser humano es como es y siempre nos podemos encontrar a alguien buscando broncas.

En general, el mundo Kindle, y es lo que me interesa, está abriendo las puertas de la literatura a muchas personas que antes las tenían cerradas. El bajo precio y la gran calidad de muchas de sus obras hará que nuestro mundo siga creciendo y, espero, que por muchos años más y que todos los que estáis leyendo esto lo vivamos y que el fenómeno nos sobreviva.

Porque la literatura debe ser alcanzable para todo tipo de público. Gracias Amazon.

El grosor de un libro

Las páginas de un libro

Últimamente se está volviendo a poner de moda la literatura popular a la que, en España, se ha denominado como «bolsilibro». Por lo que he podido averiguar buceando en internet, es lo más parecido al género «pulp» americano. Ejemplares impresos en materiales de bajo coste hechos con la única finalidad de entretener al lector.

Aunque se pueda pensar que esta entrada entronca y difiere con la anterior, no es así. Ni mucho menos. En resumidas cuentas, en el artículo anterior decía que una obra que se «vendía como churros» no tiene por qué ser una obra de calidad. En ninguno de los casos quiero decir que sea una obra mala y que no deba ser leída jamás. Eso no es así. Toda obra merece su oportunidad.

Alejándonos de la calidad literaria, la finalidad de un libro es entretener. Debe de serla. La forma, el estilo y demás aspectos debe de ser consustancial al autor. La obra adictiva, es una obra que cumple con su finalidad. Habrá públicos más exigentes y menos exigentes. Pero no deja de ser un texto que lleva en su lomo una gran cantidad de horas de trabajo meritorio.

Pero hoy vengo a defender el libro corto. El libro de faltriquera. Esos libros que puedes disfrutarlos de una sola sentada. Historias como aquellas juveniles de Barco de Vapor, la saga de P.A.K.T.O. o, incluso, las aventuras de Hercule Poirot.

Doscientas paginitas que son pura delicia y que nos podemos llevar casi sin peso añadido a donde queramos.

Hemos perdido esa tradición en favor del expansionismo —que no veo mal—, pero que creo que se nos está yendo un poco de las manos. Es cierto que cuando acabamos de leer una historia buena ya estamos pensando en la siguiente. Y queremos más y mejor, dándonos igual su extensión. Pero a veces se nos olvida la esencia de la historia.

No obstante, también hago apología de las obras superiores a medio millar de páginas. Como amante a la literatura, no puedo estar en contra de nada. Solo dar mi opinión en ciertos aspectos que discurren en derredor de mis preciados libros.

Me gusta los libros, me gusta la literatura, las letras…y soy feliz leyendo lo que sea.

Este artículo solo lo puedo acabar de una sola manera: ¡LARGA VIDA A LA LITERATURA!