La carrera urbana de Vélez-Málaga y carrera de la esperanza.

La carrera urbana de Vélez-Málaga y carrera de la esperanza.

Como muchos de ustedes saben, soy aficionado a correr. Lo practico, al menos, tres veces por semana.


Todos estábamos esperando desde la edición pasada esta carrera. Una concentración de personas, atletas y no atletas, reunidos por una buena causa. Una donación a la Asociación de la Esperanza, que ofrece un espléndido apoyo a mujeres que padecen o han padecido la maldita enfermedad, cáncer de mama.

Esta edición ha venido acompañada de mucha polémica. Enfrentamientos, otros más, entre el club de atletismo y la delegación de deportes del municipio. Pero dejemos ese tema.

Yo, personalmente, tuve muchos problemas.

Cuando me inscribí lo hice a través de una web especializada y pensé que no tendría problemas. Así fue, a la hora de inscribirse y de pagar, no hubo ni un error. Todos llegaron más tarde.

La organización tuvo que retrasar la fecha de entrega de camisetas y dorsales porque no llegaron a tiempo. Cuando por fin llegaron, al día siguiente, a primera hora, los participantes se arremolinaron en la puerta del establecimiento a primera hora, pero las listas de inscritos no estaban. Primer error de la organización.

A partir de las 11:30 de esa misma mañana se comenzaron a repartir. Y cuando llegó mi turno… ¡sorpresa! Ya no quedaban tallas. Ni s, ni m, ni l. ¿Se habían gastado todas en menos de una hora? No, no trajeron las suficientes.

Al día siguiente, intentamos ir a recoger, nuevamente, nuestros dorsales y camisetas y por fin había tallas. Pero surgió otro problema… se había perdido mi chip (y el de más corredores) pero bueno, al fin tenia mi camiseta y mi dorsal. Pero que leñes, yo quiero aparecer en las listas y saber cuál había sido mi tiempo, así que me dijeron que fuera al día siguiente a ultima hora, que lo buscarían y me lo darían. Cuando al día siguiente llegué al establecimiento, otra sorpresa más. Las personas encargadas de repartir ya se habían ido… irresponsabilidad al máximo.

Por suerte, se estableció una mesa en la meta el día de la prueba, y allí estaba yo pidiendo mi chip, pero no hubo suerte… había desaparecido. Yo creo que se coló en un agujero de gusano y ahora está en otra galaxia. Así que decidieron cambiarme el dorsal completo y al fin obtuve mi chip… aunque al acabar la carrera yo seguía sin aparecer en ningún puesto, ningún tiempo, ningún ritmo…

Ahora quiero hablar del recorrido. Como aficionado a este deporte me gustó en algunos tramos. Un itinerario que comenzó con dos vueltas a un circuito de un kilómetro más un recorrido circular de algo menos de cuatro kilómetros. Haciendo así un total de poco menos de seis mil metros.
Era una carrera con muchos tramos de subida y con un último kilómetro de puro descenso. El único problema que encontré es que en esta carrera es un buen punto de partida para nuestros convecinos que se inician a este deporte y tantas cuestas pueden causar desganas a la hora de continuar ejercitándose.

Finalmente, acabé la carrera en 34’22” un tiempo lento, pero bueno si tenemos en cuenta que solo he entrenado dos veces antes de esta carrera debido a una lesión que me tuvo apartado de las calles por más de un mes.

Esto ha sido todo por hoy. Discúlpenme por no haber publicado la semana pasada.
Muchas gracias por leerme y si te han gustado o quieres decirme algo puedes comentar aquí abajo o en las redes. Gracias.
David Árper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *