Microrrelato I

Hoy, aunque sea tarde, traigo la nueva entrega de la web. Un relato corto. Un vómito literario. Espero que les guste.

Microrrelato I

Las sombras me persiguen. La oscuridad se introduce en mi corazón. Ya no hay más vueltas de hoja. Ya no hay retorno.

Miro lo que soy y lo acepto. Me arrepiento de lo que fui. Pero ya no hay más remedio.

Asesino sin piedad. Se me da bien eviscerar y desangrar.

Asesino. Me da igual a quién, porque siento placer cada vez que noto cómo penetra mi cuchillo en su piel. Un escalofrío recorre mi brazo hasta llegar a mi corazón que despierta de su aletargamiento y una sonrisa se esboza en mi cara.

Huyo de lo que fui y del policía que pude haber sido. Huyo de la multitud y me encierro en mi soledad. Mi divina soledad. Mi amada soledad. Es mi soledad y estoy cómodo en ella. Asesino en ella y nadie podrá saber jamás quién soy a menos que yo así lo quiera.

Y lo estoy deseando. En cada víctima dejo una pista, además de mi peculiar estilo y mi patrón.

Pero no hay buenos policías en esta ciudad y dudo que algún día los haya. En cierto modo. lucho por ello. En cierto modo, jamás dejé de ser yo y de desear lo mejor para el prójimo. Cada vez que asesino le hago un favor a la sociedad y a mi mismo. Cada vez que asesino, me hago un favor y pongo patas arriba a todo el cuerpo policial. Cada vez que asesino hago de vuestro mundo uno un poco mejor.

Cuando asesino, lo hago por mi… Y por vuestra seguridad.

Si te ha gustado el post te agradecería que lo compartieras en tus redes sociales. Del mismo modo, me gustaría que me dejases tu opinión poniendo un comentario. Siempre es bueno conocer diferentes opiniones.

Gracias por leerme.

David Árper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *